Delicioso Quiche de Mostaza y Espinacas: La Receta Gourmet Perfecta

Introducción

La quiche de mostaza y espinacas es un plato delicioso y nutritivo que ofrece una variante rica y original dentro de la gastronomía francesa. Perfecta para cualquier momento del día, esta receta combina la intensidad de la mostaza con la textura suave de las espinacas, en una base de masa crujiente que deleita los paladares más exigentes. A continuación, te presentamos cómo preparar esta especialidad paso a paso.

Ingredientes

  • 1 masa quebrada o de hojaldre
  • 300 g de espinacas frescas
  • 2 cucharadas de mostaza Dijon
  • 200 ml de crema de leche
  • 150 g de queso emmental rallado
  • 4 huevos grandes
  • Sal y pimienta al gusto
  • Nuez moscada (opcional)

Aparatos de Cocina

  • Horno precalentado a 180°C
  • 1 molde para quiche o tartaleta
  • 1 sartén grande
  • 1 bol mediano
  • Batidor de mano o tenedor

Pasos a Seguir para su Elaboración

  1. Estirar la masa en el molde y pincharla con un tenedor para evitar que se infle. Precocerla durante 10 minutos a 180°C.
  2. Lavar y cocinar las espinacas en la sartén con un poco de aceite hasta que reduzcan su tamaño. Escurrir el exceso de líquido y reservar.
  3. En un bol, batir los huevos, la crema de leche, la mostaza Dijon, sal, pimienta y nuez moscada hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Distribuir las espinacas de manera uniforme sobre la base de masa pre-cocida. Verter la mezcla de huevos y crema encima.
  5. Esparcir el queso emmental rallado sobre la mezcla.
  6. Hornear durante 35-40 minutos o hasta que la quiche esté dorada y cuajada.
  7. Dejar enfriar unos minutos antes de desmoldar y servir.

Valores Nutricionales Positivos de la Receta

Quizás también te interese:  Receta Irresistible de Pan con Queso y Jalapeño: Sabor y Picante en Cada Mordida

Esta quiche de mostaza y espinacas no solo es un placer para el paladar, sino también un aliado de nuestra salud. Las espinacas son una fuente magnífica de vitaminas A, C, K, hierro y calcio, esenciales para una buena salud ocular, inmunológica y ósea. La mostaza añade un toque de antioxidantes, mientras que los huevos proporcionan proteínas de alta calidad y grasas saludables. Además, el queso emmental aporta calcio y proteínas. Como resultado, nos encontramos ante un plato equilibrado que combina sabor y nutrientes en cada bocado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio