Pechugas de Pollo a la Parmesana: Receta Casera Fácil y Deliciosa

Introducción

Las pechugas de pollo a la parmesana son un plato clásico y exquisito que deleitan al paladar más exigente. Una comida de origen italiano que ha conquistado las mesas de todo el mundo, gracias a su rico sabor y facilidad de preparación. Sigue esta receta para disfrutar de unas jugosas pechugas de pollo, cubiertas con una crujiente capa de parmesano y horneadas a la perfección.

Ingredientes

  • 4 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • 1 taza de harina de trigo
  • 2 huevos grandes
  • 2 tazas de pan rallado
  • 1 taza de queso parmesano rallado
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 tazas de salsa de tomate
  • 1 taza de queso mozzarella rallado
  • Aceite de oliva para freír

Aparatos de Cocina

  • Horno precalentado a 200 °C
  • Sartén amplia para freír
  • 3 platos hondos para empanar
  • 1 fuente para horno
  • Papel de cocina para escurrir
Quizás también te interese:  Auténticos Tacos de Chorizo y Frijoles: Receta Tradicional Mexicana

Pasos a seguir para su elaboración

  1. Prepara las estaciones de empanado colocando la harina en el primer plato; bate los huevos en el segundo plato, y mezcla el pan rallado con el queso parmesano, ajo en polvo y orégano en el tercer plato.
  2. Salpimienta ambas caras de las pechugas de pollo. Pasa cada pechuga por harina, agitando el exceso; luego por huevo, y por último por la mezcla de pan rallado y parmesano, presionando bien para que se adhiera el empanado.
  3. Calienta el aceite en la sartén y fríe las pechugas hasta que estén doradas por ambos lados. Luego, trasládalas a un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.
  4. En una fuente para horno, distribuye una capa de salsa de tomate. Coloca las pechugas encima, añade una cucharada extra de salsa sobre cada una, y cubre con mozzarella rallado.
  5. Hornea las pechugas durante 20 minutos o hasta que el queso esté burbujeante y dorado. Deja reposar 5 minutos antes de servir.
Quizás también te interese:  Delicioso Filete de Res Salteado: La Receta Perfecta para una Cena Sorprendente

Valores Nutricionales Positivos de la Receta

Las pechugas de pollo a la parmesana son una excelente fuente de proteínas de alta calidad, necesarias para la reparación y crecimiento de tejidos en nuestro cuerpo. El uso de queso parmesano añade calcio y fósforo, esenciales para los huesos y dientes. Además, esta receta puede considerarse baja en carbohidratos si se sirve con una guarnición de vegetales, ideal para aquellos que buscan una dieta equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio